Lavalle presentó vivienda modelo en quincha mejorada

Primer código de edificación en tierra cruda.

Lavalle presentó vivienda modelo en quincha mejorada

Pisar el barro, amasar la tierra eso es lo que hicieron un centenar de participantes del Primer Taller en Tierra Cruda  que se llevó a cabo en Lavalle. En el curso, impulsado por la comuna se presentó el código de edificación que regula la construcción en tierra cruda, único en la provincia, con plano municipal de vivienda en quincha mejorada.

La primera etapa del taller fue en la sala de la Casa de la Cultura, allí se explicaron las normas técnicas del código para este tipo de edificaciones, a cargo de la arquitecta Adriana Saua y la ingeniera Luisa Barroso. También se realizó un recorrido histórico que dio cuenta de  la trayectoria de más de 20 años que la comuna posee en estudios y mejoras realizadas tanto en edificios patrimoniales del departamento como en casas y salones de pobladores del secano habilitadas para emprendimientos turísticos, a cargo de Ana María Castillo, jefa de Turismo de la Municipalidad.

Desde distintos puntos de la provincia llegaron a conocer la vivienda modelo emplazada en el museo Histórico y Natural de Lavalle, ingenieros, arquitectos, constructores locales y autodidactas interesados en este tipo de arquitectura ecológica y autosustentable. También estuvieron el Intendente Municipal, Roberto Righi, el secretario de Ambiente y Obras Públicas, Rolando Romera, entre otras autoridades locales.

Durante el módulo práctico se enseñó  el preparado del barro, pelado de las cañas y revoque grueso para el relleno de muros. La arquitecta Saua encargada del proyecto junto al personal técnico del municipio y el constructor  de la obra ofrecieron  los detalles de la construcción. El próximo encuentro será para enseñar la etapa final de la obra que incluye el revestimiento interior y exterior.

Vivienda ecológica y autosustentable

La vivienda consta de 110 metros cuadrados cubiertos, conformada por 2 dormitorios, cocina comedor, living y sanitario. La construcción será utilizada como edificio público, donde funcionará un informador turístico, oficinas públicas y sala de exposiciones.

Se destaca que la mano de obra es local, con la supervisión de técnicos municipales. Con este sistema de trabajo se busca  la capacitación de constructores de la zona y de agentes municipales, quienes luego podrán supervisar este tipo de construcciones.

Las ventajas de este tipo de construcción son amplias como el aprovechamiento de la energía solar pasiva para la iluminación, además por la orientación hacia el norte de esta vivienda. Este tipo de construcción permite una mejor aislación térmica logrando disminuir el uso de energía para calefaccionar o refrescar ambientes.

 Código de edificación municipal

En el año 2009, se hizo desde el área de Turismo el primer proyecto de ordenanza para regular la habilitación de construcciones en tierra cruda a ser utilizada en emprendimientos de uso turístico y/o cultural. Luego se modificó sumando la construcción de viviendas unifamiliares a la propuesta original. Así nació el código de construcción en tierra cruda en quincha y adobe, al que se incorporó un capítulo completo sobre restauraciones. 

Este  Código de Construcciones en Tierra Cruda fue puesto en vigencia a partir de la Ordenanza Municipal Nº 889 en el 2014. El trabajo es un tratado de normas técnicas para construcciones de adobe reforzado y quincha mejorada en áreas periurbanas, rurales y de secano de Lavalle. Fue elaborado por las arquitectas Adriana Saua y  Ana María Castillo, según zonificación estipulada para tal fin, que regula y ordena la habilitación de edificios existentes y/o nuevos,  turísticos, culturales y viviendas unifamiliares en quincha mejorada, con la incorporación de planos de 2 prototipos de construcción en quincha.

El diseño estructural, ha sido calculado y verificado por la ingeniera Luisa Barroso. De esta manera la estructura maestra conformada por  columnas vigas y ménsulas  de madera  de eucalipto, con fundaciones de hormigón armado, posee sobrecimientos de piedra y hormigón, lo que protege del agua las bases de muros, la cubierta es liviana de caña, con aislación térmica con barro alivianado y chapas de zinc. La estructura maestra mencionada luego se reviste con caña y barro finalmente se realizan los revoques grueso y fino de barro o de cal mejorados con agua de penca.

La arquitecta Adriana Saua está al frente de estos trabajos y expresó que, “los costos  disminuyen en un 30 a 40% respecto de la construcción tradicional. Si bien los materiales para construir son accesibles porque están en el medio rural y del secano, la mano de obra para esta edificación es prácticamente artesanal”

Por su parte, otra voz autorizada que estuvo en el taller fue la visita del ingeniero Daniel García Gai, quien expresó, que es positivo contar con una normativa que habilite estas construcciones”. Agregó que, “todo lo que el hombre construye lo hace con tierra es su intervención y su ingenio el que las hace sismo resistentes, ellas pueden ser de acero, cemento, ladrillo o tierra cruda como en este caso.”

 Claudia Araya, una vecina del departamento,  artesana en cerámica, participó del curso porque quiere construir su taller para dar clases con este modelo propuesto por el municipio.