Exitosa edición de la Fogata San Pedro y San Pablo en Lavalle

Exitosa edición de la Fogata San Pedro y San Pablo en Lavalle

Una jornada soleada esperó a los visitantes que se acercaron hasta Lavalle a compartir los rituales de la tradicional fogata de San Pedro y San Pablo.

En la actividad se conjugaron lo pagano y lo religioso que se mantiene vivo por la trasmisión generacional que ha permitido reafirmar costumbres populares, llegadas de la mano de los inmigrantes. El objetivo de los emprendedores turísticos del departamento fue acercarle al turista la oportunidad de vivenciar estas costumbres de campo.

La actividad, estuvo organizada por la Red de Turisimo Rural de Lavalle con el apoyo del municipio y se realizó en el Puesto Díaz, en Colonia Italia.

Participaron del evento el Director de Turismo y cultura, Carlos Acosta; el Director de Promoción Económica, Juan Jaime y las concejales Nélida Massi y María del Carmen Rodríguez.

La fogata en honor a San Pedro y San Pablo es un festejo tradicional en el departamento, antiguamente en la zona del campo y en los pueblos, sus pobladores juntaban y armaban figuras con ramas y hojas secas para luego quemarlas. Esos objetos representaban las penas y miserias de cada uno y según la tradición quedaban simbólicamente purificadas al calor del fuego.

Familias, grupos de amigos y participantes de todas las edades, desde la tarde pudieron vivenciar experiencias relacionadas al ritual, como la preparación de los muñecos para la quema, las caminatas por el campo en busca del objeto perdido donde depositar las intenciones para dejar en el fuego, además de disfrutar el paisaje autóctono. Una amplia convocatoria tuvieron también los talleres de folklore donde grandes y pequeños se reunieron para incursionar en la danza típica.

Un inmenso cielo de estrellas invitó al juego de San Pedro y San Pablo, donde dos grandes grupos se encontraban en el centro con velas encendidas, que debían ser apagadas por integrantes del grupo contrario sin dejar que se apagara la propia. El cierre previo a la fogata fueron las danzas circulares como una práctica ancestral de muchos pueblos que al calor del fuego se producía la liberación de sentimientos y de renovación de energía.

El momento del rito de la fogata, llegó con el acompañamiento de guitarras y del canto folclórico de los grupos Cuarto Creciente, Amuray y ReySax, reunió a todos alrededor del fuego purificador.

Con una especial actuación, también los Bomberos Voluntarios de Lavalle estuvieron protegiendo al público presente y al espacio natural donde se realizó el fuego.

Por supuesto, como es habitual también se pudo degustar la exquisita gastronomía típica, amenizada con espectáculo artístico de Pablo Luján, el dúo La Excusa Perfecta y la danza folclórica de Carina Díaz y Luis Tejero.

Fueron momentos mágicos para quienes los han vivido en otra época, los rememoraron con nostalgia y emoción y una nueva experiencia digna de vivenciar, para aquellos que no la conocían.

Compartir